14 de agosto de 2017

En apoyo a los trabajadores de Eulen.


En apoyo a los trabajadores de Eulen.
Urge romper el aislamiento y extender la solidaridad



Una vez más, es la acción de los trabajadores en defensa de las reivindicaciones la que pone los puntos sobre las íes, la que sitúa cada cosa en su sitio, y la verdadera frontera entre quién es quién y qué se persigue.

La movilización de los trabajadores de seguridad del Aeropuerto del Prat (Barcelona) deja al desnudo los argumentos de aquellos que pretenden utilizarlos para sus respectivos intereses al margen del de los propios trabajadores.


El conflicto

El orígen del conflicto ha sido señalado por los responsables de CCOO y UGT, e incluso por la propia alcaldesa de Barcelona: está en la privatización de AENA y en la licitación de una contrata realizada a la baja, al amparo de uFoto El Periodicona legislación que lo permite, y que ha tenido consecuencias nefastas para los trabajadores. Los trabajadores de Eulen, como los de todo el sector de seguridad privada son de los peor pagados en el Estado Español.

Su sueldo apenas llegan a los 1000 euros y solo disponen de dos parámetros para poder cobrar más, el de sus destinos de trabajo (algunos de ellos se pagan más por su responsabilidad) y el de las realización de horas extras. Se puede afirmar sin mentir que llegan a una mensualidad digna gracias a las horas extras.

Y por otro la escasa plantilla, situación que se recrudece en periodos intensos como son los de vacaciones.

Por lo tanto, más allá de paranoias y esquizofrenias, es normal que los trabajadores/as ante el hartazgo de la precarización y precisamente en los periodos de extrema intensidad por la escasa plantilla existente, decidan reclamar mejores condiciones laborales y salariales.

El problema salta a la opinión pública cuando los trabajadores pueden poner en jaque servicios esenciales como son la seguridad de un aeropuerto.

El derecho a huelga

Todos los medios, al servicio del que les paga, corren a manifestar que las colas que se generan son fruto de una huelga encubierta, ignorando una de las reclamaciones del colectivo, como son el de incremento de trabajadores para cubrir el servicio.
Para seguir contaminando la situación mezclan otro concepto, el de la huelga de celo. Es decir que les acusan del cumplimiento estricto de la normativa laboral, de salud e higiene y con rigurosa aplicación de las disposiciones de los convenios laborales. Tratándose como se trata de la seguridad de un aeropuerto, parece que no les importa nada el cumplimiento estricto de la normativa vigente. En todo caso, el fraude no lo cometen los trabajadores, sino la empresa y la Administración mancomunadamente que permiten la realización de un servicio con poco personal, lo que lleva inevitablemente a provocar colas entre los pasajeros … a no ser que se incumpla la normativa vigente.

La lucha de los trabajadores de seguridad del aeropuereto del Prat pone sobre la mesa las precarias condiciones laborales existentes en el colectivo de trabajadores de seguridad, que se han extendido entre amplios sectores de trabajadores como consecuencia de la reforma laboral.
Contra esta situación se han rebelado los trabajadores de Eulen. Y ello, a pesar de que les han dictado unos servicios mínimos del 90%, a pesar de todas las presiones y de la acción de esquirolaje de los gobiernos de Madrid y de Barcelona.

Los gobiernos del PP y de JxS contra ellos

El gobierno de España y el de Catalunya se han puesto de acuerdo en algo: en acabar con este conflicto, del que por otro lado, se acusan mutuamente de ser los responsables. En realidad, los dos lo son, porque los dos aplican la misma política en cuanto a recortes, en cuanto a privatizaciones.
Los que hemos acudido al aeropuerto estos días hemos sido informados por los partidarios del “si” para el próximo día 1 de octubre, que eso no sucedería en la nueva república catalana. ¿Porqué? ¿estarían prohibidas la huelgas? ¿cobrarían lo suficiente y no habría conflictos laborales? ¿no habría privatizaciones?, nada de esto manifiestan en sus programas.
Y sin duda es una pésima campaña por el derecho a al autodeterminación del pueblo catalán.
En Catalunya no ha sido necesaria una mayoría del PP para aplicar los recortes, las privatizaciones, los salarios indignos. Ha bastado CiU, el tripartito y ahora JxSi, cuya mitad apoyó en Madrid la reforma laboral.
Basta ver los presupuestos (apoyados por la CUP en este último ejercicio).
Un simple ejemplo: si acuden a los Juzgados, centros educativos, centros públicos, instituciones públicas, verán como los encargados de la seguridad son vigilantes privados y no los Mossos d’Esquadra.
Y si vemos la política de recortes en bomberos, sanidad, enseñanza, si analizamos sin paranoias ni esquizofrenias, contemplaríamos que la misma política de sometimiento a los dictados de la UE se da en Madrid y en Barcelona.

Ahora la Guardia Civil o los Mossos d’Esquadra

Un hecho gravísimo, denunciado por el secretario general de la UGT Pepe Álvarez, es la utilización de la Guardia Civil para sustituir a los trabajadores de Eulen. La decisión adoptada por el gobierno del PP, no es muy diferente de la que proponía el gobierno catalán, utilizando en este caso a los Mossos d’Esquadra. ¿Es así cómo se quiere construir la República catalana, conculcando el derecho de huelga?
Foto de El Periodico Ministro de la Serna con Guardia Civil
Es necesario levantar la más amplia unidad. CCOO y UGT deben encabezar la lucha en defensa de los trabajadores de Eulen que luchan por un salario digno.
En defensa del derecho de huelga que está siendo conculcado por quienes judicializan todo conflicto político … y también por quienes, con toda razón, se quejan de ello.
El ofrecimiento a contra reloj de un complemento de 200 euros por 12 mensualidades y el incremento de plantilla, deja al descubierto la situación. Es el reconocimiento indirecto de que tienen razón los trabajadores.

La decisión adoptada por los trabajadores de Eulen no solo debe ser respetada, sino que debe ser apoyada por aquellas organizaciones que se reclaman de la democracia. Urge pues romper el aislamiento al que se les somete, su combate es el todos los trabajadores contra la precariedad y la exigencia de un salario digno.


Miguel González



3 de agosto de 2017

Basta de injerencia imperialista del Gobierno español en Venezuela

Venezuela: con votos derrotan ofensiva imperialista, golpe institucional
Contra muchos pronósticos y resistiendo a la ofensiva injerencistas de Trump y de la Unión Europea (UE) en santa alianza con los gobiernos latinoamericanos lacayos al servicio de los EEUU; no solo con el anuncio de sanciones financieras en contra de Venezuela que frenarían los pagos en dólares por el petróleo del país, sino también las sanciones contra ministros de gobierno, aunado además a la guerra económica.
El intento de la oposición para detener el proceso constituyente que incluyo practicas terroristas comola quema personas, trancas de calles, amedrentamiento de los propios vecinos, asesinato de candidatos, interrupción de transporte, saboteo a la actividad productiva en varias ciudades y a la circulación de alimentos, amenaza a quienes querían votar. Cualquier método se consideró válido para impedir la realización de elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente convocadas por el gobierno.
Concentración ante el Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid contra la injerencia del gobierno Rajoy

El chavismo a través de la organización social por sectores, con su maquinaria electoral se moviliza y participo en el proceso electoral constituyente para dar cuerpo a una Asamblea plenipotenciaria y total. Único espacio donde se discutirá, el cómo salir de la situación política actual, en el entendido de una constituyente para defender y avanzar en los logros sociales y laborales.
La voluntad férrea democrática de una importante, mayoritaria, porción del pueblo trabajador, permitieron que millones de venezolanos acudieran a las urnas. Incluso con riesgo y sobreponiéndose a mayúsculas dificultades. Queremos la paz, y no retroceder, Venezuela se respecta fueron las consigna del pueblo movilizado, Con una votación de 8.089.320lo cual representa un 41,53% de participación electoral.
                                                                                                                                            La nación venezolano y el pueblo trabajador irrumpen soberanos y victoriosos, aunque con una fuerte confrontación de clase en su seno que no pronostica calma en lo inmediato. El gobierno, y el liderazgo maduro sale de esta contienda fortalecido, con un mandato del chavismo callejero de lograr rápidamente contener a los sectores violentos y efectuar un “giro de timón” inmediato en el control de la especulación monetaria y las dificultades de abastecimiento, no importa si éstas son producidas por la guerra económica o a causa del modelo económicas rentistas imperante en el país.
Las implicancias de la elección de constituyentes

En la región las implicancias de la elección de constituyentes en Venezuela luego del triunfo de Ortega en Nicaragua y de Lenin Moreno en Ecuador, la movilización de los trabajadores brasileros, La popularidad de Lula frente al inmenso rechazo hacia el gobierno ilegítimo de Brasil, el debilitamiento veloz de la gestión de Macri en Argentina, los avances en el posicionamiento de la oposición en Paraguay y Honduras, la corrupción de distintos gobiernos peruanos y amenaza al actual, los financiamientos ilegales en Colombia y la violencia endémica y generalizada en el México de Peña Nieto.

Concentración en Madrid
El fuerte apoyo popular a esta elección constituyente en tan arduas circunstancias demuestra que las fuerzas resistencia a la ofensiva de la derecha imperialista continúan vivas y el ejemplo del el constitucionalismo revolucionario en Venezuela el cual tiene su origen Es la constitución de Haití de 1801 de manos de Toussaint L°Ouverture que inaugura el Constitucionalismo Revolucionario que amplía los derechos reconociendo a los indígenas y a los africanos y sus descendientes como ciudadanos, elimino la esclavitud y la servidumbre, frente a las constituciones de estados unidos y Francia. lo más seguro va alimentar la resistencia en el continente, colocando en el tape el debate del modelo de democracia en la región

Para el pueblo trabajador, surge con la Asamblea Constituyente efectivamente la posibilidad de defender sus conquistas sociales y avanzar, en ese terreno el Colectivo Trabajo- Juventud participo apoyando a los 79 candidatos de trabajadores miembros la Central Socialista Bolivariana de Trabajadores (CSBT) donde participa el trabajador Raúl Ordoñez, Presidente de la Federación de Trabajadores Hidrológicos, militante del Colectivo Trabajo & Juventud, convocante de la 9° conferencia mundial abierta, del acuerdo internacional de los trabajadores y de los pueblos (AIT)apoyaremos todas las medidas que defienda la Soberanía de la Nación, que amplié los mecanismos de democracia directa, así como que consolidar y blindar los derechos laborales y sociales del pueblo trabajador. Pero en el entendido que solo los trabajadores y los sectores populares organizados puede defender de manera consecuente esas conquistas y la soberanía nacional contra la injerencia imperialista sus lacayos



27 de junio de 2017

Menos excusas y más remunicipalizaciones

Menos excusas y más remunicipalizaciones
 
Javier Alcolea Rodríguez

En un reciente artículo aparecido en la prensa local, Francisco Javier Santos, concejal de Deportes, intenta justificar, de una manera un tanto engorrosa, la decisión del gobierno municipal de volver a sacar a concurso el mantenimiento de las instalaciones deportivas, en vez de explorar su posible remunicipalización. Arguye que Ahora Getafe no ha puesto sobre la mesa ningún ejemplo de reversión de alguna privatización llevado a cabo recientemente. Es de suponer que no conoce el artículo donde explico la remunicipalización del Servicio de Atención a Domicilio llevada a cabo por el Ayuntamiento de Pamplona. Entiendo que tampoco conocerá la llevada a cabo por parte del Ayuntamiento de Arganda del Rey de los servicios integrales de parques y jardines, o la más reciente (el pasado 1 de junio), llevada a cabo por el Ayuntamiento de Barcelona (apartado 37). En todas ellas, el personal de la empresa adjudicataria ha sido subrogado, bien por el ayuntamiento directamente (Pamplona), o bien por alguna empresa municipal (Arganda del Rey y Barcelona). Y lo que garantizará su puesto de trabajo no será una oposición en ninguno de los casos (a las empresas municipales no se accede por oposición; como mucho, en el caso de la asunción directa por parte del ayuntamiento, alguna prueba a determinar en el futuro dentro de un proceso de consolidación del personal, y esa prueba puede ser de muchos tipos -un concurso-oposición, por ejemplo, donde se valoren entre los méritos la experiencia y la antigüedad-, y siempre de manera negociada con los sindicatos). Esa prueba, por otro lado, supondrá que los trabajadores subrogados no han sido convertidos en funcionarios por la puerta de atrás, como algunos sostienen de manera malintencionada.
Pero vamos a lo que realmente nos interesa aquí y ahora: la remunicipalización del mantenimiento de las instalaciones deportivas en Getafe. Su privatización dio lugar al contrato más jugoso de todos los del Ayuntamiento: nada más y nada menos que 3.900.000 € anuales se lleva la empresa adjudicataria, Ferrovial Servicios S. A. U., por una gestión que ha estado en entredicho (recordemos, por ejemplo, las movilizaciones de los trabajadores en 2015 ante el incumplimiento del convenio). Los que defendemos la gestión directa de los servicios públicos lo hacemos por varias razones: la estrecha relación en nuestro país entre los casos de corrupción y las privatizaciones o adjudicaciones, el empeoramiento y encarecimiento para la ciudadanía de los servicios que han sido privatizados, la degradación de las condiciones laborales y, como ha sostenido en más de una ocasión el Tribunal de Cuentas (aquí y aquí, por ejemplo), porque las privatizaciones han resultado al final más caras para el bolsillo de los ciudadanos.
Es cierto que las leyes elaboradas por el PP dificultan el retorno a la gestión directa de los servicios privatizados (como es el caso de la nefasta Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, cuya derogación ha solicitado la FEMP), pero aun así, las remunicipalizaciones, como he ejemplificado más arriba, son posibles.
En un informe elaborado por la Delegación de Deportes a fecha de 29 de mayo de 2017 se pone de manifiesto la incapacidad de dicha delegación de asumir la prestación de los servicios que actualmente se desarrollan en las instalaciones deportivas. Esto es normal, dado el desguace de personal que la Delegación de Deportes ha sufrido en los últimos años, previo al proceso de privatización.
Sin embargo, lo que sorprendentemente no menciona el concejal Santos en sus intervenciones públicas, es que existe otro informe, facilitado también a los distintos grupos municipales, esta vez firmado por la asesoría jurídica de LYMA, que afirma que dicha empresa pública sí podría hacerse cargo de los servicios prestados actualmente por esta empresa privada. Estas son sus conclusiones:
      i.         LYMA puede hacerse cargo del mantenimiento de instalaciones municipales deportivas, pabellones deportivos, centros cívicos, campos de fútbol y complejos deportivos municipales, para lo cual no necesita realizar ningún cambio en sus estatutos.
    ii.         Podría hacerse cargo también de la gestión directa de las instalaciones simplemente modificando el objeto social de LYMA para incluir expresamente el concepto “gestión directa de dependencias municipales”. Esa modificación no requeriría más que un acuerdo entre el gobierno y Ahora Getafe, pues la aprobación correría a cuenta de la Junta General de LYMA, de la que forman parte los 27 concejales del pleno, y los concejales del gobierno y Ahora Getafe sumaríamos 15, esto es, mayoría absoluta.
   iii.          Haría falta, por último, una encomienda de gestión, para lo cual no hace falta más que un decreto de Alcaldía.
¿Quiere una propuesta, señor Santos? Aquí la tiene: remunicipalice el mantenimiento de las instalaciones deportivas de Getafe a través de LYMA, subrogando a la plantilla. Como ve, es perfectamente factible. Es sólo una cuestión de voluntad política. Y así ganamos todos. Su gobierno, porque si quiere, se podrá apuntar el tanto. El pueblo de Getafe, por un lado, porque recuperará, a través de la empresa municipal, lo que legítimamente es suyo, y por otro, porque el servicio supondrá un ahorro a las arcas municipales (se ahorrarán tener que sufragar un beneficio empresarial). Y la plantilla, porque, al ser subrogada por LYMA, podrá disfrutar de su convenio colectivo.
¿Nos ponemos a ello o seguimos buscando excusas?
P. D.: no puedo terminar un artículo en el que hablo de LYMA sin exigir, una vez más, la readmisión de los 26 despedidos, y la aplicación de una sanción justa, es decir, proporcional, según convenio, a quienes se demostrase que hubiesen cometido una falta.